domingo, 17 de diciembre de 2017

SOBRE FORMULAS JUBILATORIAS -- CARTA DE AMADO BOUDOU DESDE EZEIZA


El ex vicepresidente sostiene que el gobierno de Macri pretende
ajustar a los jubilados para pagar las deudas que él mismo está contrayendo.
En el año 2008 cuando llevamos al debate parlamentario la fórmula
 para aumentar las jubilaciones, la oposición (que hoy está en el
 gobierno) argumentaba que los aumentos serían muy pequeños 
y por eso votó en contra. 
Hoy esos mismos actores proponen cambiar dicha fórmula porque…
¡los aumentos son demasiados grandes!
¿Qué pasó en el medio? El Gobierno Rivadaviano pretende usar la
 plata de lxs jubiladxs para pagar las deudas que él mismo está
 contrayendo.
Nadie puede creer que si le sacan 100.000 millones van a estar mejor. 
Nuestra fórmula aumenta las jubilaciones por dos conceptos:
  • Cuando aumentan los salarios: para las jubilaciones no pierden 
  • relación con el ingreso de lxs trabajdorxs activxs.
  • Cuando aumentas los recursos tributarios de ANSES: para que
  •  lxs jubiladxs participen del crecimiento de toda la economíay, 
  • además para asegurar la sustentabilidad del sistema.
El cambio que pretende imponer el gobierno tiene al menos dos
consideraciones: 
El ajuste por inflación se realizaría a periodo vencido, es decir, lxs
 jubiladxs siempre van a “correr desde atrás” a la inflación perdiendo 
poder de compra cada trimestre.
La canasta de bienes y servicios que consumen lxs jubiladxs es
 significativamente diferente a la que mide la inflación, dadas sus
 necesidades y posibilidades. 
Además caben consideraciones macroeconómicas:
-El gobierno al indexar la macroeconomía (en este caso indexando
 el sistema previsional), consolida un mecanismo de propagación de
 la inflación. Este lo seguirá alejando de sus fantasiosos objetivos,
 que ha incumplido sistemáticamente.La indexación jubilatoria
 provocará otro quiebre negativo a las expectativas. 
-Eliminarían la posibilidad de que lxs jubiladxs participen del 
crecimiento económico de la Argentina, si este se produjera. 
-Nuestra fórmula aumenta más y sin ninguno de estos problemas. 
Sobre “empalmes” y “bonos”:
El supuesto bono que se propondría, no es ni siquiera un parche, ya 
que al otorgarse por fuera de la ley y por única vez, no formará parte
 de la base de cálculo para los futuros aumentos. Es decir, lo que lxs
jubiladxs pierden en este periodo lo van a perder cada uno de los 
meses futuros para siempre. A esto hay que adicionarle la pérdida 
sobre el aumento que le correspondería a esta porción cada mes.
 En definitiva, la propuesta es entregar un bono hoy, para quitarlo 
cada uno de los meses futuros. 
La magnitud del bono sería comparable con una oferta de alimentos
 de 12 productos que promocionan las cadenas para Navidad… 
¡Pero llegaría en marzo!
Esto solo es para el “bono de primera” ya que existiría otro menor 
aún, vulnerando la igualdad ante la ley. 
EL FONDO
Las mejoras que paulatinamente produjo nuestra fórmula 
logró que lxs jubiladxs pasen a obtener cerca del 9% del PIB. 
En 2003, tenían alrededor del 5%.
El fondo de esta “reforma” es (como exige el Fondo Monetario
Internacional y que este gobierno gustosamente acata) que lxs
jubiladxs vuelvan a achicarse, perdiendo todo lo que fueron 
obteniendo. Insuficiente, pero ya obtenido. 
¿Por qué? Porque el gobierno quiere usar el presupuesto público
 para pagar intereses de una deuda que ellos mismos agigantan 
como nunca sucedió en nuestra historia. 
SOBRE DEBATES
En 2008, fuimos al Congreso a dar el debate para discutir
nuestra fórmula.
En paz y libertad. Sin militarizar el Congreso. Sin pegarle a nadie.
Sin obstruir el ingreso de legisladores de la oposición. Sin usar balas,
ni gases, ni bastones. 
Algo cambió en la Argentina. Cambiaron, sí se podía.
 Lamentablemente!
El gobierno ejerce en la calle una violencia explícita. No solo la de
las palabras… la de las botas, los golpes, los uniformes militarizados, 
la de los gases, la de patear personas en el piso, la de tirar gases
 a centímetros de la cara de una legisladora. 
No fueron los manifestantes. Fue el gobierno.
En aquel 2008, escuchamos las criticas, debatimos con pasión.
 Ganamos el debate y la votación.
La pasión NO es violencia. Violencia es restringir el ingreso de
diputadxs y además golpearlxs, ellxs defendían, el jueves, sus ideas 
y los ingresos de nuestrxs jubiladxs. 
Con pasión, NO con violencia. Violencia es que un uniforme impida el
 ingreso al Congreso a un diputadx. También es violencia bajar la
capacidad de compra y el acceso al a salud de lxs adultxs mayores.
Es violencia contra los vulnerables. 
Este gobierno está ejerciendo la violencia del Estado contra los más 
débiles, para ser benevolente con los buitres de ayer, de hoy
 y de siempre. 
El jueves el gobierno tuvo la “virtud” de generar una postal como
 la que tanto critica en otros países. 
Pegadita a la de los garrotazos sobre manifestantes que acompañaron
el fracaso internacional de la cumbre de la OMC en Buenos Aires.
 Una postal que nos inserta en el mundo (de la peor manera posible). 
“Cambiemos lo hizo”.

LAS FOTOS DE VIDAL EN LA NACION..., JUSTO DE CASUALIDAD...?


La sesion de Fotografia que le dedica hoy La Nacion a la Gobernadora de Bs. Aires no esta claro el sentido de su oportunidad. A quienes madrugamos el Domingo y nos zambullimos a los Diarios con unos mates, fue oh...!  Se la anuncia en primera plana, en la pagina de la nota hay 7 secuencia, seguramente seleccionadas al efecto (?), colores, miradas, pose juvenil...
Los diarios de este domingo 17-12, tienen como nota principal los sucesos en el Recinto de la Camara de Diputados y la accion represiva de la Gendarmeria en las 30 cuadras a la redonda del Congreso.
Llama la atencion, da para la especulacion, a quien se le ocurrio, por que justo ahora...
Que les preocupa, en realidad...
Lo que esta claro, es que no fue
casualidad...

sábado, 16 de diciembre de 2017

Del Blog Aventuras en el Pais de la psicopatia

DOMINGO, 17 DE DICIEMBRE DE 2017

Del invierno

Frío. Camino por la calle con el cuerpo encogido en un intento fútil de conservar el calor. Esto no puede ser sano. Mi corazón bombea sangre caliente para evitar mi muerte, pero los pulmones se me llenan de aire gélido en cada respiración. El ser humano no está ya preparado para estar a la intemperie, por muchas capas de ropa que se ponga. Al menos, no yo, que quiero regresar a mi cueva civilizada, acogedora y cálida y dormir hasta que llegue la primavera.

SÁBADO, 16 DE DICIEMBRE DE 2017

La huelga de los electrodomésticos

Primero se estropeó el frigorífico y, un par de meses después, la lavadora. ¿Solidaridad entre electrodomésticos? ¿Una enfermedad contagiosa para las máquinas? Quizá simplemente obsolescencia programada, aunque maravilla tal nivel de coordinación. Tal vez se trataba del fin de la civilización, que, por algún extraño motivo, comenzaba en mi cocina.

VIERNES, 15 DE DICIEMBRE DE 2017

Taras

Sabes que haces las cosas fatal cuando compruebas que los psicópatas están más integrados que tú.

JUEVES, 14 DE DICIEMBRE DE 2017

Atrapar el tiempo

¿Atrapar el tiempo? Sí, tiene usted razón, algo de eso hubo. Pensaba que estaba en mi mano, pero no era cierto. Mi mano estaba vacía y mis bolsillos también. Creo que es más sencillo atrapar el tiempo si dispones de dinero para ello. Porque la vida es aquello que se marcha mientras haces planes, que decía Lennon. Y los planes sólo los puedes llevar a cabo con dinero. Salvo que planees pasar hambre, claro. Supongo que la mejor manera de atrapar el tiempo era practicar el ascetismo.

MIÉRCOLES, 13 DE DICIEMBRE DE 2017

Distintas realidades

Es extraña la complicidad. Un día hablábamos con una cercanía que hoy sería imposible. Desnudos, nos contábamos nuestro día. Formábamos parte de la vida del otro. Y nos parecía normal, aunque esto no había sido siempre así. Luego dejó de serlo. Sólo un paréntesis. Distintas realidades que se suceden sin tiempo a pensar en ello.

MARTES, 12 DE DICIEMBRE DE 2017

Mensajes optimistas

Todo es una mierda y sin embargo hay motivos para la esperanza.

LUNES, 11 DE DICIEMBRE DE 2017

Leves disonancias (2)

Tengo una novela inservible en un cajón, así que tendré que escribir otra. Y luego otra. Y así hasta que suceda algo.
Blog Aqui


DEL BLOG DE REP, TODO DICHO





viernes, 15 de diciembre de 2017

TRASLADAN A MILAGRO SALA...!

Publicado
  
en
 
El traslado de Milagro Sala a la casa en las afueras de San Salvador que no es su domicilio, viola una vez más la legalidad.
Ante el riesgo grave e irreparable para su vida si permaneciera en el penal de Alto Sufridero, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dispuso que Milagro debe cumplir la prisión preventiva en su domicilio habitual, es decir en la casa del barrio de Cuyaya, como puntualizaron sus abogados defensores. La Corte Suprema de Justicia declaró que esa decisión del máximo órgano del Sistema Interamericano de protección a los Derechos Humanos es de cumplimiento obligatorio para el Estado argentino. Pero uno de los jueces del gobernador Gerardo Morales se empecinó en desobedecer e insistir con una propiedad a 40 km de la ciudad, que la organización Túpac Amaru reservaba para tratamiento de chicos con adicciones.
Dos años es el plazo máximo admisible para una prisión preventiva, y en enero de 2018 se cumplirán desde la detención arbitraria de Milagro, según la definió el grupo de trabajo especializado de las Naciones Unidas y ratificó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El Grupo de Trabajo dispuso que la fundadora de la Organización Barrial Túpac Amaru debía recuperar la libertad, de la que fue privada por participar en una protesta social, a la que luego se agregaron otras causas a primera vista menos escandalosas. Morales me dijo el 1º de marzo del año pasado que acumularía hasta 60 causas para impedir que Milagro recuperara la libertad. Y su principal aliado en la UCR, Ernesto Sanz, confesó que la detención fue ordenada porque de otro modo Morales no hubiera podido gobernar. Jujuy fue el tubo de ensayo que luego se extendió al resto del país. Todos estamos en libertad condicional.
La CIDH pidió que se cumpliera con la decisión del Grupo de Trabajo pero abrió un abanico de posibilidades, que además de la libertad incluyó el control con una pulsera electrónica o la prisión domiciliaria. Los jueces Gastón Mercau y Pablo Pullén Llermanos se inclinaron por esta última, pero se empeñaron en desvirtuarla. Mercau es el ex yerno y ex socio de la presidente del Superior Tribunal de Justicia, Titina Falcone, quien fue abogada de Gerardo Morales y vicepresidente del bloque radical en la Legislatura. Pullen Llermanos declaró en las redes antisociales su simpatía por el presidente Maurizio Macrì.
No es extraño que en vez de recluir a Milagro en su domicilio, convirtieran en una nueva cárcel una propiedad en las afueras de la capital de Jujuy, que la Túpac pensaba destinar a rehabilitación de chicos con adicciones. Colocaron un cerco perimetral de alambre de púas al estilo Guantánamo, apostaron fuerzas de seguridad federales en el lugar, pese a que la ley de ejecución penal lo prohíbe en forma explícita, colocaron un destacamento policial en la ruta para controlar los vehículos que se dirigieran hacia allí y una garita elevada junto a la casa para controlar su interior, además de un sistema de cámaras de vigilancia. Se limitó la cantidad de visitas y los días y horas en las que Milagro podía recibirlas, luego de ser requisadas, incluyendo a sus familiares.
La medida cautelar concedida por la CIDH en julio de este año consideró que su vida e integridad corrían riesgo debido al hostigamiento constante y al régimen de vigilancia extrema y permanente al que estaba sometida, que había afectado su estado anímico. Con lo que médicos y psiquiatras llamaron un trastorno depresivo mayor, intentó autolesionarse. La magistratura jujeña, que responde al contador Morales aceptó a regañadientes el cumplimiento de la decisión, que es obligatoria para el Estado Argentino. Una cámara de apelaciones revocó la prisión domiciliaria con un fallo en el que se arroga la facultad de revisar las decisiones del sistema interamericano de Derechos Humanos, cuando la Constitución Nacional dice exactamente lo contrario, y Pullén Llermanos ordenó trasladarla nuevamente a la cárcel de Alto Sufridero.
Tanto Morales como Pullén Llermanos actuaron movidos por el resentimiento. Los gendarmes que custodiaban la casa impusieron una nueva prenda a Milagro: todos los días debía asomarse al balcón para saludarlos. La india subversiva resignificó esa carga:
-Buen día. ¿Donde está Santiago Maldonado?- preguntaba.
El odio de Pullén Llermanos fue suscitado por un video que difundí de una audiencia en la que el juez intentó mandonear a Milagro y ella lo puso en su lugar. “No sos patrón de estancia, sólo sos un juez”, le dijo.
La resolución por la que ordenó devolverla al Alto Sufridero es un compendio de ignorancia y mala fe. Pasa por alto que en cuanto reingresó a la cárcel volvió a autolesionarse, esta vez rompiendo un vidrio a puñetazos, e interpreta torcidamente el dictamen de médicos y psiquiatras. La psicóloga Letizia Sugrañe observó en Milagro rasgos de la personalidad histérica, con componentes depresivos y advirtió que podría realizar un acting. Haciendo gala de su desconocimiento de la psicología y del inglés, Pullén Llermanos dijo que acting querìa decir simulación, cuando ese anglicismo (abreviatura de acting out) por el contrario significa pasar de las palabras al acto, en este caso suicidarse. Para ello, el juez debió ignorar que la psicóloga ordenó una supervisión permanente, que no se justificaría ante alguien que finge estar deprimida y tener ideas suicidas. También decidió omitir cualquier referencia al diagnóstico de los médicos oficiales Pablo Groueix y Ana Molina, quienes después de realizar una serie de test le comunicaron a Pullén Llermanos que “no se han detectado indicadores de simulación” por parte de Milagro. La persecución se extiende a los defensores de Milagro, que fueron multados con la no desdeñable suma de 20.000 pesos cada uno, porque mencionaron a Pullén Llermanos y un colega por sus apellidos, sin anteponer ninguna reverencia formal. Hasta el conservador Colegio de Abogados de Jujuy, de mayoría radical, comunicó su preocupación al Superior Tribunal por esta afectación al derecho de defensa.
Ante el incumplimiento de las decisiones, la Comisión Interamericana remitió la medida cautelar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que suenan parecido pero son órganos con funciones distintas, y le solicitó la adopción de medidas provisionales ante la situación de urgencia y gravedad para la vida de Milagro. La Corte Interamericana dictó la medida provisional y la Corte Suprema dijo que debía cumplirse.
Desde el gobierno, en declaraciones públicas y encuentros reservados, se afirma que quieren cumplir con las decisiones de los sistemas global y regional de protección, pero que no saben cómo hacerlo, porque la Argentina tiene un régimen federal y la justicia es un poder independiente. Esta es una falacia. La Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, que la Argentina ratificó hace 45 años, está obligada a cumplir de buena fe las resoluciones que sí obligan al Estado ante la comunidad internacional. Su artículo 27 expone que ningún estado parte podrá “invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación del incumplimiento de un tratado” y el 29 aclara que un tratado es obligatorio para el Estado en “la totalidad de su territorio”.
Además, las reuniones permanentes que el Poder Ejecutivo está manteniendo en los últimos dos meses con los gobernadores de todas las provincias, en las cuales el presidente y sus ministros de Finanzas y de Interior les imponen la política fiscal que deben aplicar, señalan un camino que también puede transitarse para que el Estado no incurra en responsabilidad internacional. En el caso de Jujuy eso es especialmente fácil: de las 25 jurisdicciones subnacionales, es la segunda más dependiente de las transferencias de recursos que realiza el Estado nacional. Bajo el gobierno del contador Morales, Jujuy sólo sufraga con recursos propios el 13 por ciento de su presupuesto, como se ve en el cuadro adjunto, elaborado sobre datos del equipo de la Universidad Nacional de General Sarmiento. Así como reclama que Morales recorte los sueldos extravagantes que paga a funcionarios designados en cuanto asumió la gobernación, o que disminuya la alícuota del impuesto a los ingresos brutos, el gobierno nacional puede demandarle que garantice la vida y la integridad de Milagro Sala cumpliendo las disposiciones de la ONU y la CIDH, y con mayor legitimidad. Si no lo hace es porque no quiere. Lo mismo ocurre con la Corte Suprema de Justicia que desde hace casi un año demora el tratamiento de dos recursos presentados por la defensa de Sala reclamando su libertad. En noviembre, una misión del Fondo Monetario Internacional inquirió al ministro de Obras Públicas, Interior y Vivienda, Rogelio Frigerio (n) “qué sistema de premios y castigos incluye el nuevo paquete de reformas fiscales y tributarias”. La respuesta fue que “el Gobierno estará autorizado a restringir transferencias de recursos no automáticos a las provincias incumplidoras, como también a limitarles el otorgamiento de avales en caso de endeudamiento”. Si esto se predica abiertamente en el caso de las condicionalidades del FMI, que no tienen jerarquía constitucional, con más razón puede aplicarse a las decisiones de los organismos de protección de derechos humanos contemplados en las convenciones que desde 1994 fecundan el artículo 75 de la Carta Magna.
Como lo advertimos en enero de 2016, esa detención arbitraria era un mensaje para todos, que el país finalmente decodificó. Si es posible dar ese trato a la líder social más importante del país, todos estamos en libertad condicional.

jueves, 14 de diciembre de 2017

EL MAYOR MIEDO ES A LOS DIARIOS DE LA MAÑANA...

PUDRE MAS EL MIEDO QUE LA MUERTE





















































La respuesta al despegue del cohete ha sido tan intensa y afectuosa que me autoriza a compartir con ustedes algunas de las peripecias previas al lanzamiento y las sensaciones que las acompañaron. Los invito a la sala de máquinas para que vean cómo funciona.
Una de mis primeras preocupaciones fue su aspecto.
No quería que se pareciera a un diario ni a un blog,
 me interesaba que tuviera una personalidad definida
y que fuera lindo.
La nota central que propulsó el lanzamiento fue la del
blanqueo. Un artista plástico que siempre cuenta de su
 exilio durante la dictadura e incendia las redes antisociales
 con denuestos al gobierno interpretó en un dibujo lo
 que quise decir en el texto. Sobre esa base armamos
 la tapa del primer número, lo cual nos dio tranquilidad
para trabajar en el resto del material con menos presión.
 Pero el sábado, este buen hombre nos pidió por mail
desembarcar antes del despegue alegando vagos
 temores, que atribuyó a su esposa. De modo que
pocas horas antes del lift-off tuvimos que replantear
lo único que estaba resuelto y bien resuelto.
El joven director de arte, el patagónico Carlitos De Fazio,
tuvo una idea simple y preciosa: un agujero negro en el
 centro de la página en blanco. Bien Malevich. Pero eso
obligó a usar en el título el rojo del terciopelo sobre el
que se desvistió Marylin a sus veinte años, para que resaltara sobre el negro del agujero y el blanco del fondo.
Me pareció que ese diseño expresaba el sentido de la
nota mejor que el título que llevaba, “Hood Robin ataca
otra vez”.
Recordé que ya había usado esa metáfora en el tercer
 número de El Periodista, el 29 de septiembre de 1984,
 cuando una parte de ustedes no había nacido y otra
parte tenía pelo y/o hablaba de corrido. Sentí el olor a
rancio de tantas repeticiones y cambié el título por el que
vieron el domingo: “El agujero negro del blanqueo”. Un
 ejemplo de lo que produce el trabajo conjunto de
periodistas y diseñadores.
A la madrugada, cuando el cohete ya estaba en el
 aire,
recordé un episodio del pasado remoto. Cuando
recibimos
la primera noticia de que Paco Urondo había caído en
 Mendoza pero aún no sabíamos si vivo o muerto ni qué
 había ocurrido con Alicia Raboy y Angelita que en esos
 días cumplía un año, juntamos en un bolso las cosas imprescindibles y dejamos la casa, que Paco conocía.
Se me ocurrió recurrir a un viejo amigo, de Urondo y
 nuestro, un poeta sofisticado que tres años antes me había
 pedido un contacto con los Cámpora y con Montoneros
 porque su simpatía intelectual no le alcanzaba y quería comprometerse en el proceso popular que se iniciaba.
Por el portero eléctrico le dije quiénes éramos. Oímos un cuchicheo nervioso y recién un par de minutos después
 nos hizo pasar.
Le explicamos la situación y dijo que por él estaba dispuesto
 pero que ahora debía cuidar de ella, una ratita pálida que
 nos presentó como su nueva pareja y que se acurrucaba
aniñada y llorosa a su lado. Luego supimos que era la
 heredera de una de las grandes empresas de medicina
 prepaga que por entonces empezaban a expandirse y que
 las lágrimas se debían a que él nos había recibido contra su voluntad en el departamento que ella pagaba. Él quiso
 hablar de tiempos y amigos pasados pero lo cortamos
 en seco y volvimos a la calle desierta en la noche helada
 de la ciudad hostil.
Mi compañera estaba discretamente embarazada y
llevaba un grueso tapado, lo que nos permitió refugiarnos
 sin llamar la atención en un hotel alojamiento del que
 salimos a media mañana para hacer otro contacto. La
 familia de un militante sindical que había muerto muy
joven de leucemia nos acomodó en un departamento
 del centro, donde nos quedamos hasta que pudimos
 mudarnos. Sabían de nuestra militancia pero apenas nos conocían. Nos recibieron por pura solidaridad y decencia.
Son episodios incomparables, pero tienen algo en común.
Con su discurso banal y su práctica feroz, el gobierno de
Macrì ha logrado instalar el miedo, que hace 40 años tenía
 motivos terribles, entre personas muy diversas, sobre todo aquellas que no corren más riesgo que perder algún cliente,
 ser estigmatizadas con el tremendo marbete de
populistas o imaginar que una letra K al rojo vivo les
 cruza la frente.
La última nota que cargamos en el cohete fue la respuesta
 de Héctor Timerman al procesamiento dictado por el juez Bonadío. Antes de dormirme, ya con el primer resplandor
del domingo, recordé una frase de su padre, Jacobo
Timerman, que la pasó aún peor que Héctor. En un papel engomado amarillo escribió con su letra despatarrada:
“Pudre más el miedo que la muerte”.